Cada tipo de piel necesita un filtro protector solar de acuerdo a su tono.

Cuando elegimos un filtro protector solar no debemos perder de vista que tenga ciertas características clave para así estar plenamente seguros que estamos protegiendo nuestra piel de los rayos UV. Por error hemos elegido algunos por precio o por su empaque pero lo que en realidad debemos tomar en cuenta son las siguientes especificaciones que yo comúnmente desconocía o que simplemente no me importaban por ignorancia:

  1. La textura (spray, loción o aceite)
  2. El SPF o número correcto
  3. Si protege contra los rayos UVB y UVA
  4. Según el desempeño del mismo
  5. El seguimiento de las instrucciones de aplicación

Si eliges un filtro protector bajo estas características, seguramente estarás cubriendo tu piel de cualquier riesgo de quemaduras por exposición al sol.

 

  1. La textura:

Los filtros de protección solar se comercializan en distintas versiones o presentaciones, depende de uno elegir correctamente la que mejor se adapte a nuestras necesidades de piel, por eso antes debemos conocer las diferencias entre cada una.

  • El spray se aplica a distancia y no hay necesidad de frotarlo sobre la piel luego de aplicarlo, esta presentación es fácil, rápida y cómoda de aplicar para quienes no nos gusta ensuciarnos las manos.
  • La loción tiene una consistencia más lechosa que permite su fácil e inmediata absorción a la piel, esta presentación humecta.
  • El aceite siempre deja una sensación grasosa y resbalosasobre la piel para quienes tener la apariencia brillante.
Los filtros protectores en loción, son de efecto humectante mientras cuidan de la piel.

 

  1. El SPF / FPS:

A mí me pasaba que con frecuencia equivocaba el número que aparece junto a las siglas SPF / FPS, creyendo erróneamente que este número representa qué tan fuerte es el filtro protector solar para proteger la piel.

Lo cierto es que el SPF o FPS -Filtro Protector Solar según sus siglas-, indica el tiempo prudente en que la piel puede permanecer expuesta al sol antes de comenzar a quemarse. Para elegir el número correcto debemos tomar en cuenta:

  • El fototipo de nuestra piel, es decir, que tono tiene ésta.
  • Qué tan propensa es la piel a quemarse.
  • En cuánto tiempo la piel empieza a quemarse.

Para elegir el número de SPF / FPS correcto debemos hacer la siguiente fórmula o consulta con Coppertone:

 

Fórmula para elegir correctamente el número que corresponde al filtro protector solar según nuestro tono de piel.

 

 

Con esta tabla podrás identificar tu fototipo según tu tono de piel y el filtro protector solar que debes usar.

 

  1. Si protege contra los rayos UVB y UVA:

No todos los filtros protectores traen protección contra los dos tipos de rayos UV más nocivos para la piel, para estar seguros, verifica que en el envase se especifique detalladamente que protege ambos tipos de rayos UV, ya que la diferencia radica en:

  • Rayos UVA: provocan el envejecimiento penetrando en las capas más profundas de la piel.
  • Rayos UVB: provocan las quemaduras superficiales de la piel.

Un buen filtro protector solar te protege de ambos rayos UV, no solo de uno.

Cuando uno está seguro con el filtro protector solar que usa, no hay ningún temor en tener la piel expuesta al sol.

 

  1. Según su desempeño:

Elige el filtro protector solar de acuerdo al estilo de vida y la persona que lo vaya a utilizar tomando en cuenta lo siguiente:

  • Bebés: Los bebés a partir de los 6 meses de edad ya pueden empezar a aplicarse filtro protector solar de manera diaria. Las lociones con óxido de zinc -ese efecto blancuzco en la piel- dejan una sensación refrescante que les evita algún tipo de eczema o resequedad.
  • A prueba de agua: Verifica que sea a prueba de agua en caso vas a sumergirte o sumergir a los niños en una piscina o el mar, o bien si vas a tener contacto directo con el agua.
  • Sport: Verifica que sea a prueba de sudor en el caso de los deportistas, ya que así no se deslizará sobre el rostro y provocará ese ardor intermitente en los ojos.

 

Si seguimos las instrucciones de forma rigurosa, y acostumbramos a los niños a hacerlo también, no tendremos problemas en la piel.
  1. Seguimiento de las instrucciones de aplicación:

Para que un filtro protector solar funcione a su máxima capacidad, deberás tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Aplícate el filtro protector diariamente y reaplica cada dos horas si estás directamente bajo el sol a pesar del número de SPF / FPS que hayas elegido.
  • Evita exponerte bajo el sol de manera directa entre las 10:00 y 14:00 horas, ya que éstas son las horas más intensas bajo el sol y donde se emiten con más fuerza los rayos UV.
  • Aplica y reaplica el filtro protector solar cada 80 minutos al sumergirte en el agua con una presentación que sea resistente al agua, de este modo evitarás exponer tu piel a una quemadura o al envejecimiento de la misma..

Si tomamos en consideración los puntos anteriores, seguramente sí nos mantendremos protegidos bajo el sol.

Otra de las cosas que yo desconocía por ignorancia es que los filtros protectores que se comercializan con un SFP / FPS mayor a 50+, no están aprobados por la FDA. Muchas veces elegimos por desconocimiento y mal información y ponemos a nuestra piel en riesgo de contraer lunares, arrugas, envejecimiento o hasta llegar al melanoma o cáncer de piel.

En mi experiencia personal, pasé por varias pruebas del mercado hasta que llegué a Coppertone, curiosamente fue el filtro que mis papás compraban en los 80’s pero después de un buen tiempo lo volví a encontrar y ahora lo uso nuevamente con total confianza, incluso con más seguridad pues ahora me he informado y éste posee todas las características anteriormente detalladas.