Salir de casa como una mujer arreglada y presentable puede llegar a ser todo un reto cuando se es mamá. Llevar prisa es ya un estado natural y hacer las cosas “a la carrera” es nuestra forma normal y habitual de realizarlas. Salir a la calle es una misión de alto riesgo, y más si se trata de salir estilosas y bonitas. En mi caso debo vestir al bebé, alistar la pañalera, empacar la comida para llevar, ponerme ropa “decente” y además maquillarme… bueno, definitivamente necesitamos mucho tiempo. Es un hecho: Una labor como el arreglo personal, que en “tiempo normal” debería tomar por lo menos media hora, en “tiempo mamá” es de 5 minutos o menos.

Como asesora de imagen puedo afirmar que crear un look fashion es cuestión de talento, no todo el mundo lo puede lograr y si se logra, lleva algo de tiempo. Normalmente aconsejo a mis clientes pensar en la noche el look del día siguiente, y esto les dará una idea más clara de qué ponerse en la mañana. Sin embargo para las mamás esto es imposible. En lo que sí insisto mucho es en que inviertan en prendas básicas y de calidad. Estas serán de gran utilidad y nos servirán por mucho tiempo. La clave es tener 10 piezas básicas y combinarlas entres si para lograr diferentes looks, todos muy fashion, sencillos pero llenos de estilo.

Seguramente muchas de nosotras tenemos estas piezas en nuestro guardarropa, sino, lo ideal es comprarlas, pues son increíblemente funcionales y necesarias.

Con estas piezas básicas se pueden lograr infinidad de looks. Acá les dejo una muestra de lo que se puede lograr de lunes a viernes:

Las combinaciones son infinitas y absolutamente todas las piezas son combinables entre sí. No duden en mezclar todo cuantas veces quieran y como quieran. Les dejo estas ideas y espero que les sirva también como inspiración de todo lo que pueden hacer con la ropa que ya tienen. Recuerden tener este post a la mano o imprimir estas imágenes y pegarlas detrás de la puerta del closet para tener presente siempre estos looks. ¡Hasta la próxima!