Quién me conoce sabe que me encanta recibir invitados en mi casa, atenderlos y sobre todo, recibirlos con buena comida preparada por mí. Me gustan las recetas fáciles y que a la vez sean diferentes para quien las prueba, y combinar ingredientes únicos para que al probarlos me digan “dame la receta”, y estas son 3 de las que no me fallan.

Cuando preparamos “abre bocas”, sabemos que de ahí parte la magia de lo que vamos a dar de comer, es despertar el apetito y a la vez no quitarle protagonismo al plato principal, por eso es clave saber qué ingredientes vamos a elegir y con qué los vamos a acompañar. En mi caso trato siempre de conocer o preguntar antes los gustos de mis invitados y saber qué tipo de sabores les gustan para preparar algo que les guste.

Los chips que usemos son la contraparte, no hay dip sin chips, aunque en algunos casos sí puede haber chips sin dip, como el de las Lúa que son siempre mi primera opción en el menú.

Cuando preparamos “abre bocas”, sabemos que de ahí parte la magia de lo que vamos a dar de comer.

 

Dip de chimichurri

  • 1 ramo de perejil fresco
  • 2 dientes de ajo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • cebolla finamente picada al gusto
  • 1 taza de queso ricotta o cottage
  • yogurt natural sin azúcar
  • sal y pimienta al gusto

Pasa por un procesador el perejil, ajo y aceite de oliva de forma que hagas un pesto molido, luego vierte éste al queso que elijas, mezcla y sazona a tu gusto. Si sientes que la consistencia es muy espesa, puedes suavizarla con yogurt, poco a poco hasta lograr la consistencia deseada. Sirve y acompaña con Lúas para balancear los sabores.

Las Lúa Chips siempre son mi primera opción porque son libres de gluten.
Dip de chimichurri

 

Dip de tomate deshidratado -sun dried tomato- y mejillones ahumados

  • 3 cucharadas de tomate deshidratado
  • 1 lata de mejillón ahumado -únicamente usaremos de 2 a 3 cucharadas, dependiendo la intensidad del sabor-
  • 1 queso crema
  • sal y pimienta al gusto para sazonar

En un procesador vierte el tomate, mejillones y queso crema, mezcla hasta lograr una consistencia cremosa y suave. Si sientes que aún está muy espesa la mezcla, agrega leche al gusto hasta lograr la consistencia deseada.

Los fuertes sabores de este dip lo hacen algo más especial para los que les gusta lo diferente.
Un procesador es clave en la cocina, y más para preparar dips.

 

Dip de puerro 

  • 1 puerro
  • 1 tomate
  • cebolla finamente picada -al gusto-
  • ajo finamente picado -al gusto-
  • 3 cucharadas de yogurt natural sin azúcar
  • 1 queso crema
  • 1/2 taza de mezcla de quesos rallados como gouda, pecorino y suizo
  • sal y pimienta para condimentar

Este dip tiene una consistencia más cremosa y puede servirse caliente. En un sartén guisar el puerro finamente rodajado con el tomate, la cebolla y el ajo picados. Agrega el queso crema hasta lograr que se derrita en el sartén, luego agrega la mezcla de quesos rallados y continúa mezclando hasta conseguir una consistencia espesa. Si necesitas hacerla más suave, agrega el yogurt por cucharadas, una a la vez hasta lograr alcanzar la consistencia deseada. Sazona y sirve en un tazón.

El dip de puerro es de mis favoritos.