Algunos de los diseños que hemos hecho con mi hija guiadas por tutoriales que hemos encontrado en YouTube.
Algunos de los diseños que hemos hecho con mi hija guiadas por tutoriales que hemos encontrado en YouTube.

 

Hace un tiempo que venimos haciendo pulseras de hule con mi hija de 5 años y desde entonces ha sido una actividad tipo pasa tiempo que nos ha tenido entretenidas y al mismo tiempo ocupadas en algo productivo que no sea ver TV. Desde que su tía le regaló a mi hija la máquina para hacer el “loom”, nos pareció una actividad diferente para compartir tiempo entre mamá-hija, desde un inicio las dos nos involucramos y empezamos a disfrutar de varios ejercicios que sin darnos cuenta, están constantemente ayudando a su desarrollo psicomotriz según varios artículos que he leído acerca de este juguete que ha ganado el TOTY -Toy Of The Year Award-, premio al mejor juguete del año 2014.

A simple vista y al poco tiempo de usarla puedes notar cómo un niño de 5 años -hasta casi 13 años- se puede involucrar y entretener en esta actividad que también compartimos las mamás. Hoy me considero una experta en hacer pulseras de hule yo también, a pesar que con el día a día pocas veces encontramos el momento de hacer una actividad en común con nuestros hijos, que nos permita participar tanto a nosotras como a ellos y mostrar mutuo interés, he descubierto que esta actividad nos permite compartir tiempo juntas.

 

 

Entre las cosas positivas y productivas que he notado que este juguete deja en mi hija son:

1. Seguimiento de patrones: mientras haces pulseras, puedes crear secuencias con diferentes hules siguiendo colores, direcciones y cantidades de hules, eso que nuestros chicos reconocen y pueden repetir varias veces hasta lograr un diseño final; el principio básico para el seguimiento de instrucciones básicas como leer un mapa o seguir una rutina.

2. Autoaprendizaje: la accesibilidad de videos tutoriales que se encuentran en YouTube, permiten que podamos tener en casa una gran variedad de diseños creados por otras personas, que nuestros chicos pueden llevar a la práctica solos, únicamente con esta ayuda guiada por un video.

3. Concentración: en esta era de dispositivos electrónicos, la mamás estamos constantemente en la búsqueda de un juguete que construya y alargue los lapsos de atención de nuestros chicos, y éste ha sido uno de los juguetes en que mejor he notado el nivel de atención que mi hija ha logrado, cosa que jamás hubiera soñado con varios de los juegos del iPad que usamos en casa.

4. Creatividad: también resulta divertido para ellos experimentar nuevos diseños, por ejemplo, mi hija ahora se inventó una secuencia de hules que agrega a sus aretes y ahora tiene un nuevo accesorio.

5. Manejo de la frustración: por ser una actividad de patrones y secuencias, es posible que falles al final y eches a perder la pulsera, nos ha pasado varias veces con mi hija, pero es precisamente ese el instante en que entiende el concepto del manejo de la frustración cuando intentamos hacerlo nuevamente y lo logramos.

6. Cultivo de la paciencia y persistencia: iniciar en esta actividad toma niveles de complicación, empezando por el más básico o sencillo que a través de la práctica, ésta se logra finalizar. Aquí nuestros chicos aprenden que para llegar a un nivel avanzado es necesario practicar, tener paciencia y ser persistente sin abandonar a medio camino.

7. Coordinación mano-ojo: iniciamos trabajando en la coordinación mano y ojo cuando separamos los hules por color de las bolsas en que vienen todos los colores mezclados, ella elige empezar por el color de su preferencia -el morado- y luego al iniciar la pulsera, es necesario ir halando los hules de acuerdo al patrón con una aguja muy parecida a la del “crochet”, esto desarrolla en los niños la habilidad de enganchar delicadamente la aguja en el hule indicado por el patrón.

8. Seguimiento de instrucciones: dado que esta actividad es también un proceso de autoaprendizaje, el seguimiento de instrucciones es primordial para lograr el resultado final del diseño de la pulsera, mi hija ha entendido que si ella se salta uno de los pasos, entonces no logrará el resultado esperado, un ejercicio que a su corta edad es necesario que ellos desarrollen con habilidad porque están en una etapa de formación.

9. Ejercitación de la motricidad fina: colocar todos los hules en la máquina requiere minuciosidad, aquella que se logra usando la yema de los dedos de forma cuidadosa y selectiva. Ésta habilidad junto a la coordinación mano-ojo, es básica para el aprendizaje de los trazos grafomotrices, aquellos que desarrollan en nuestros hijos habilidades para aprender a escribir.

10. Desarrollo de la matemática: armar patrones implica contar cantidades que repetidamente forman una secuencia; en este caso mi hija ha despertado gran interés por los números, ella ha aprendido que para lograr ciertos diseños, debe contar cierta cantidad de hules de determinado color.

11. Desarrollo de habilidades sociales: además de la entretenida actividad de hacer pulseras, éstas se hacen con el propósito de intercambiarse entre los amigos como símbolo de la amistad. Además, le propuse a mi hija la idea de venderlas, y así ha aprendido el concepto de la compra-venta, como el concepto del ahorro de sus ventas para luego comprar más hules.

12. Reconocimiento de figuras: Cada pulsera tiene su propio diseño, el que por un patrón puede variar visualmente, y es así como unas pulseras parecieran verse trenzadas, otras como gotas de lluvia, como rosas, etc. Alimentando así la creatividad de los niños por buscar más diseños.

 

A mi hija le gusta la tarea de separar los hules por color.
A mi hija le gusta la tarea de separar los hules por color.

 

Hemos estado experimentando unos diseños para el Mundial de Fútbol Brazil 2014, creando pulseras de hules que representen las banderas de los equipos principales de este gran evento, gracias a esto, mi hija ya reconoce los colores de algunas banderas importantes y el país al que pertenecen.

A pesar de que en los pasados días ha estado circulando un artículo negativo acerca de los hules para crear pulseras, mencionando que algunos de sus materiales tienen componentes que con el tiempo causan cáncer -lo cual no es oficial-, no desanima lo que disfrutamos haciendo juntas esta actividad.