Home Bebés ¿Cómo conservar y luego usar la leche materna?

¿Cómo conservar y luego usar la leche materna?

Por: Nancy Chang

Para Mundo de Mamá

 

La lactancia materna no es un tema del todo bien asimilado, he notado que una gran cantidad de mamás han dejado de lactar por temas de estética y comodidad o incluso por la salud del bebé en el caso que padezca algún tipo de complicación al alimentarse de ésta; otras mamás lo siguen haciendo porque aún confían en la solución nutricional que ésta aporta a la alimentación de los bebés, y otras también prefieren lactar a sus bebés por un tema de ahorro en la compra de fórmulas.

En mi caso, estoy convencida que un alto número o porcentaje de deserción está regido por la desinformación, como conocer los cuidados acerca de la lactancia, por ejemplo cómo conservar la leche para prolongar su producción, período de almacenamiento y consumo. El primer paso es saber cómo extraerte la leche y luego saber cómo guardarla o conservarla de forma segura para dársela a tu bebé, esto te ayudará a mantener siempre leche materna fresca y disponible para tu período de lactancia.

 

Conservación a temperatura ambiente

1. La leche materna se puede dejar a temperatura ambiente alrededor de 3 a 4 horas luego de su extracción. Si quieres guardarla por más tiempo tendrás que meterla en el refrigerador o congelarla. Cuando metas la leche en el refrigerador, puedes guardarla en un biberón debidamente esterilizado, el mismo que usaste para la extracción, o el que usarás luego para darle de comer al bebé, o puedes usar una bolsa especial para almacenar leche.

2. Recuerda etiquetar o colocar la fecha de extracción de cada bolsa o biberón que conserves, de modo que vayas usando los que llevan más tiempo en conservación.

 

Conservación en el refrigerador

1. Guarda la leche materna en porciones de 2 a 4 onzas, o en la cantidad que tu bebé come en cada toma para que no te falte y no te sobre leche, de modo que evitarás el desperdicio.

2. La leche materna refrigerada se conserva entre 3 y 8 días en el refrigerador, como máximo, después de que fue extraída de tu pecho.

 

Conservación en la nevera o congelador

1. Si vas a congelar la leche, deja espacio libre en el recipiente porque se expande un poco al congelarse. El mejor lugar para guardar la leche materna es la parte de atrás del refrigerador o el congelador, donde la temperatura es más constante.

2. La leche congelada se conserva en la nevera entre 3 y 6 meses .

 

Usar la leche materna luego de su conservación

1. Si vas a usar leche conservada, comprueba la fecha de las bolsas o biberones y elige la que lleva más tiempo almacenada.

2. Para descongelar o calentar la leche materna baja la bolsa de la nevera o congelador hacia la refrigeradora, de modo que el proceso de descongelación será progresivo; NUNCA uses el horno microondas para descongelar o recalentar porque esto hará que la leche pierda sus nutrientes; la forma más segura de calentar leche fría o congelada es poner el recipiente o bolsa de almacenamiento en una taza de agua caliente durante unos minutos, como se haría la técnica de  Baño María.

3. Después de descongelar la leche puedes guardarla en el refrigerador durante 24 horas, o a temperatura ambiente durante una hora. Tu pequeño puede tomar la leche fría o a temperatura ambiente si así la prefiere.

4. Después del proceso de descongelación, es posible que la grasa se haya separado en varias capas de la leche, para volver a mezclarla, muévela con suavidad y no la sacudas NUNCA vigorosamente, porque las sacudidas alteran las proteínas protectoras de la leche.

5. Se ha comprobado que en algunos casos la leche almacenada puede oler un poco a jabón, consecuencia de la descomposición de las grasas de la leche. Es perfectamente segura, pero a algunos bebés no les gusta.

6. Si tu bebé no se toma la leche que has descongelado y recalentado, NUNCA la vuelvas a congelar; luego de este proceso lo ideal es descartarla, por sugerencia de varios especialistas en nutrición y salud.

 

Transportar la leche materna

1. Si vas a hacer un viaje largo donde necesitas extraerte la leche y conservarla, o si vas a transportar leche por un período largo porque necesitas extraértela en tu lugar de trabajo y llevarla a casa al final de tu jornada, consigue una hielera portátil con hielo y conserva aquí tus biberones o bolsas por 24 horas.

 

Si sigues estas instrucciones con cuidado, estoy segura que optimizarás y aprovecharás tu leche materna al máximo, de modo que podrás usarla por más tiempo para que tu bebé goce de este tipo de alimentación, y así no descartes la idea de alimentar a tu bebé con leche materna por no conocer el proceso de su conservación.