Tu bebé puede tener cólico si:

1. En las últimas horas de la tarde o primeras horas de la noche pasa incómodo y no se logra estabilizar, empieza a llorar en cuanto ha terminado de comer, o se queda dormido pero despierta cada media hora.

2. No sólo llora, sino que grita, contrae sus piernas sobre su vientre y se manifiesta fuera de sí.

3. Todo lo que haces ayuda por un minuto pero luego vuelve a desestabilizarse. Chupará tu pezón o un chupete, eructará o le harás masaje de modo que creerá haber encontrado la solución, pero en unos minutos vuelve a llorar.

4. Al pausar el llano por un momento, el bebé sollozará y permanecerá tembloroso, y luego vuelve a llorar.

5. Todo el episodio entre llanto, tranquilidad y nuevamente llanto durará alrededor de una hora, o en algunos casos hasta 4 horas. Luego logrará calmarse y permanecerá tranquilo hasta el día siguiente.

6. El episodio de llanto y dolor en casi todos los casos se manifiesta a la misma hora y de la misma manera.

Tu bebé puede que no tenga cólico si:

1. Llora al llegar la noche pero se alimenta por largos períodos antes de irse a dormir.

2. Su llanto es dentro de todo normal y corriente, aunque sea fuerte y encoja las piernas hacia su vientre.

3. No logras calmarlo con nada más que con una buena toma de leche, lo cuál indica que lo que tenía era hambre. Logra eructar, lo cuál lo hace sentir aliviado del aerofagia. Lo tomas en tus brazos y se tranquiliza, lo cuál indica que se sentía muy estresado o tenso para dormir.

4. Al interrumpir el llanto, se queda calmado hasta que intentas dejar de consolarlo y ponerlo en calma.

5. El episodio de llanto termina alrededor de media hora y luego el bebé se duerme o permanece feliz durante por lo menos 15 minutos antes de llorar de nuevo. Probablemente tuvo un mal día.

6. Los episodios de llanto pueden ser por pequeños momentos durante todo el día, pero no a una hora diariamente similar, ni durante 4 horas, lo cuál indica que no es cólico.

Si coincides con los puntos que te afirman que tu bebé está pasando por episodios de cólico, te sugerimos que consultes con tu médico pediatra para poder aliviar a tu bebé lo más pronto posible.