El amor de un padre es tan importante para el desarrollo de un niño como el amor de una madre, y a veces más; es el resultado sugerido por más de 100 estudios publicados entre 1949 y 2001.

Los investigadores encontraron que, en general, el amor o rechazo de madres y padres por igual afecta el comportamiento infantil, autoestima, estabilidad emocional y salud mental en los niños a largo plazo. “Pero en algunos casos, la ausencia del amor de un padre parece desempeñar un papel más importante en problemas de personalidad en los niños, como desórdenes psicológicos, participación futura en delincuencia y el abuso de sustancias”, dice el coautor del estudio, Ronald P. Rohner, Ph.D., director del Centro de Estudios de la aceptación y rechazo de los padres en la Universidad de Connecticut en Storrs. Para otros, la presencia del amor de un padre puede hacer más para mejorar la sensación de bienestar y mejorar la salud emocional y física de los niños.

Se necesita más investigación para explicar estas conexiones. La cuestión no es quién es más importante, dice el Dr. Rohner, pero hay que reconocer que los papás son fundamentales en todas las formas como las madres lo son. “Esperamos que las conclusiones como éstas inviten a los hombres a participar más activamente en el cuidado de sus hijos”, dice. “Entonces, beneficiará a toda la familia.”

Dos nuevos libros refuerzan y muestran la importancia de la participación de un padre. En The Man Who Would Be Dad, Hogan Hilling relata las historias personales donde un padre se queda en casa con sus tres hijos. Señala que las madres y los padres deben confiar uno del otro para cuidar a sus hijos a su propia manera cada uno. “Las mamás también tienen que animar a sus esposos a participar en el cuidado de sus hijos, si se trata de vestir o cambiar al bebé, o de ir a citas con el médico”, dice Hilling, que ha ayudado a desarrollar varios programas para papás.

En el libro Dads and Daughters, el abogado Joe Kelly explica que una relación de padre con su hija es importante porque es el primer hombre que a ella le darán a conocer en la vida. En otras palabras, él es el estándar para lo que ella esperará de un hombre y compañero para su vida cuando decida buscarlo. Kelly, quien es el director ejecutivo de Dads and Daughters, una organización nacional sin fines de lucro con sede en Duluth, MN, invita a los padres a escuchar a sus niñas y de la misma manera que como lo harían con sus hijos, también estar físicamente activos con ellas. “Un padre que juega con su hija a patear una pelota, caminar juntos, etc. está haciendo metafóricamente hablando, un pago en una póliza de seguro para que ella crezca segura de sí misma y fuerte”, dice.

Por Sandra Y. Lee para Child Magazine