Desde que empecé a usar Bepanthene, me ahorré un sin fin de problemas de pañalitis.
Desde que empecé a usar Bepanthene con mi segunda bebé, de manera regular y frecuente, me ahorré un sin fin de problemas de pañalitis.

Que no te pase como a mí, a la fecha sigo viendo las marcas que dejó la pañalitis en las nalguitas de mi primer hija y me sigue doliendo a mí por no haber hecho o usado lo indicado en el momento que ella más lo necesitó; yo era una inexperta.

A veces el mal uso de pañales desechables o incluso la mala elección de cremas para irritación, escaldaduras o pañalitis, pueden hacer que el problema se salga de control al punto de provocar irritaciones acompañadas de llagas y sangrado, las que sufrió en ese entonces mi chiquita.

Mi primer hija solía escaldarse con facilidad, recuerdo que yo sufría cargo de conciencia constante, no sabía qué estaba haciendo mal, pues cambiaba el pañal con frecuencia pero mi ignorancia y la irritación aparecía inmediatamente y con facilidad se llenaba de llagas, recuerdo que yo lloraba a la par de ella, pues el problema ya era severo, ella lloraba sin parar, era doloroso, incómodo y yo me sentía impotente.

Había una herida expuesta constantemente al pipí y popó, y tenía que hacerla cicatrizar lo antes posible fuera como fuera, esa desesperación me costó el mal uso de algunas cremas del mercado. Me sentía presionada e inevitablemente frustrada. Fue entonces que luego de investigar, informarme correctamente y consultar al pediatra, que puse en práctica una serie de remedios caseros y prácticas de cuidado en la piel para empezar a curarla de la manera menos invasiva posible, rápida y confiablemente:

  1. Cuando el caso era muy severo, usaba los polvos de Domeboro; 1 sobre por 4 onzas de agua que aplicaba con un algodón de manera muy suave, pues el dolor era notorio, luego esperaba a que secara completamente para aplicar la pomada protectora Bepanthene de Bayer.
  2. Los baños o asiento con agua de manzanilla o agua de avena molida favorecían a la cicatrización del área, para prevenir que se volviera a complicar el problema. Procuraba aplicarlo a temperatura ambiente para que no fuera tan doloroso. El agua caliente en piel irritada se siente el doble de caliente y más doloroso.
  3. El paso más importante, la aplicación de una buena crema protectora, la correcta, que ayude a regenerar la piel para prevenir de nuevo el problema. En mi caso usé Bepanthene, la única que a la fecha me sirve.
  4. Evita el uso de toallas húmedas mientras la piel está en recuperación, mantén ventilada el área y trata de evitar la humedad para disminuir la aparición de hongos o bacterias.

 

Creía que una capa de crema blanca tradicional es suficiente para proteger la piel de mi bebé, pero no sabía que una untadita de Bepanthene brinda protección más efectiva.

 

Desde que nació mi segunda hija, empecé a usar Bepanthene desde el día uno y “santo remedio”, nunca se escaldó… con la experiencia de mi primer hija, como buena mamá primeriza no sabía qué características eran las más importantes al momentos de comprar una crema, así que estudiando qué crema es la mejor, fíjate que tenga estos ingredientes: dexpantenol que ayuda a regenerar la piel por dentro y lanolina para proteger la piel por fuera con tan solo una untadita, así no necesitarás poner una gran cantidad o empastar el área que de por sí es doloroso aplicarla. Estas características las encontré en Bepanthene , por esto la hacen la pomada más confiable para el uso diario en nuestros bebés, mantiene la piel sana y no necesitarás pasar por las mismas angustias que yo.

El problema de la pañalitis puede detenerse con la elección de una buena crema para rozaduras, yo no recomiendo las de óxido de zinc, no son mis favoritas, pues el compuesto genera una película gruesa y espesa que al momento de limpiarla resulta ser más invasiva que protectora, pues en muchos casos se viene con todo y la piel nueva cuando toca el cambio de pañal.

Si tu bebé está limpio y cómodo, podrá jugar tranquilo y feliz.
Si tu bebé está limpio y cómodo, podrá jugar tranquilo y feliz.

Recuerda: cambia el pañal lo más frecuente que puedas, trata la manera de mantener ventilada el área entre cada cambio de pañal, así como limpiar el área con agua y algodón en vez de toallitas húmedas mientras sana la herida, ya que éstas contienen alcohol en su mayoría. También acostumbraba lavar la zona con un jabón suave y lo más natural y neutral posible para que el aroma no irrite más la herida, por ejemplo los que están hechos a base de áloe vera o caléndula.

Ten paciencia, las heridas por pañalitis tardan en cicatrizar por estar expuestas a bacterias constantemente, pero si el problema persiste, existen otras pomadas o cremas que te las puede recomendar únicamente un médico bajo receta médica y bajo un diagnóstico, pediátrico o dermatológico, éstas son antibióticas, yo recuerdo haber usado algunas en mis casos extremos, sin embargo desde que empecé a usar Bepanthene de Bayer, ya no fue necesario volver a usar una pomada antibiótica con ninguna de mis hijas.