Se acerca el fin de año y con ello las visitas, las salidas en familia, fiestas y por supuesto las fotografías de la llegada del año próximo en algún lugar de descanso.

Si quieres lucir bella en esta época y robar miradas debes mantener una rutina básica de exfoliación ya que sirve para eliminar las células muertas de nuestra piel, estimular la regeneración celular dándote una mejor suavidad y flexibilidad para que la piel luzca más tersa y luminosa.

Para ello, debes saber que cualquier tipo de piel puede ser exfoliada e incluso existen productos específicos para cada una de ellas. Para las pieles secas y sensibles, una exfoliación cada 15 días será suficiente; para una piel normal una vez por semana, y para quienes tengan una piel grasa, hasta dos veces por semana.

 

Datos a considerar:

Al realizar la exfoliación deberás hacerla con suavidad y con pequeños masajes circulares para no irritar tu piel.

Para la cara, deberás utilizar productos específicos ya que deberá ser más suave que los otros productos de exfoliación que utilizarás para el cuerpo. Recuerda aplicar desde el interior hacia el exterior para luego ir hasta el cuello y descender hasta tu escote. Ayúdate de agua tibia y algodón mientras te exfolias esta zona delicada del rostro.

En tanto, para el cuerpo, hazlo desde los hombros, espalda, vientre y piernas hasta llegar a los pies con guantes específicos o esponjas para realizar una buena exfoliación.

Una vez que hayas terminado el proceso de exfoliación, recuerda lavarte bien las zonas de tu cuerpo y luego aplícate cremas para mantenerte bien hidratada.

 

Antes de la exfoliación recuerda:

Una exfoliación se efectúa sobre una piel limpia y sin heridas.

Lava la piel con agua clara y eventualmente con jabón antes de la exfoliación.

No utilices productos demasiado agresivos para no irritar la piel.

Si tu piel tiene alguna herida o si en la cara tienes pequeñas lesiones, olvídate de la exfoliación, ya que podría agravar el dolor.

 

 

Tips:

Antes de aplicar el producto sobre la cara prueba un poco sobre el dorso de tu mano.

Esperar alrededor de un minuto. Si la piel enrojece o si siente quemazón, no continues con el tratamiento.

Si no sientes ningún dolor, podrás aplicar el producto sobre la cara.

Déjalo actuar durante 3 ó 4 minutos, según las indicaciones del prospecto y después aclarar con abundante agua.

 

Vía: www.maswoman.cl, www.salud.kioskea.net