Es necesario darle un lugar prioritario a la alimentación durante el embarazo, ya que no sólo tienes que preocuparte por ti sino también por el desarrollo integral de tu bebé.

Lo ideal es seguir una alimentación variada y balanceada, es decir, que incluya alimentos de todos los grupos. Durante la etapa del embarazo debes cubrir una mayor cantidad de calorías a parte del gasto calórico normal, por eso, debes tratar de cumplir las porciones de alimentos establecidas.  Sin embargo, si te da hambre debes obedecer a tu cuerpo y comer más, solamente asegúrate de que los alimentos que escojas en ese momento sean nutritivos en lugar de aportar sólo calorías vacías.

La nutricionista Maripaz Tormo, nos indicó que “el aumento de peso durante el primer trimestre del periodo de gestación es de 1-2 kilogramos, (2-4 libras); durante el segundo y tercer trimestre el aumento de peso debe ser de 0,5 kilogramos (1 libra) por semana.  El aumento total al término del embarazo debería estar entre 11 y 15,5 kilogramos (24-34 libras)”.

Ahora bien, lo más importante para adquirir una buena alimentación es saber que los vegetales y las frutas deben formar parte esencial de nuestra dieta diaria. Por esta razón, debes procurar comer de estos alimentos todos los días e idealmente en las cantidades indicadas.

 

Las frutas y los vegetales

“Las frutas y vegetales frescos representan las mejores fuentes de vitaminas y de minerales, especialmente de vitamina A, C, azúcar natural (fructosa), agua y fibra en forma de celulosa. Los vegetales por su parte, además de ser fuentes de vitaminas y minerales contienen sustancias como los polifenoles y fitoquímicos, importantes dentro de una alimentación saludable”, indicó Maripaz.

Además, la nutricionista nos recomienda 5 porciones de alimentos de este grupo por día. En el caso de las frutas, el tamaño de las porciones depende del tipo de fruta que se consuma. Por lo general corresponde a 1 taza si se trata de fruta picada, o una unidad si la fruta lo permite. En el caso de los vegetales, una porción corresponde a 1/2 taza cuando están cocidos y 1 taza si están crudos.

 

¿En qué productos encontramos el calcio?

Según la nutricionista, “el calcio lo podemos encontrar en productos lácteos como la leche y el yogurt, además del queso. También debemos considerar los alimentos que tienen calcio agregado como por ejemplo: la leche de soya, jugos de frutas, cereales y panes”.

De igual forma, Tormo nos comentó que algunos vegetales se consideran fuentes de calcio, tales como: el brócoli, los vegetales de hojas de color verde oscuros (espinacas, hojas de remolacha y hojas de mostaza). Así como los frijoles y los garbanzos también son alimentos ricos en calcio, al igual que la soya y sus derivados.

Por último, debemos hacer referencia que otras fuentes de calcio son las semillas como las almendras, nueces, semillas de marañón, de ajonjolí y las de girasol.

Ahora te toca a ti cuidarte durante estos nueve meses para darle a tu cuerpo todos los nutrientes que necesita para que tú y tu bebé estén saludables y fuertes.

 

Referencia vía: Licda. Maripaz Tormo; Nutricionista Clínica