Tu bebé responde con una variedad de sonidos cuando le hablas y le encanta que lo imites también. Cuando el bebé experimenta con movimientos pareciera como si una sonrisa emanara de todo su cuerpo; empieza a reírse con regularidad.

La sonrisa de tu bebé es una de las cosas más maravillosas que podemos sentir como padres. Cuando esta pequeña criatura se sonríe nos aliviamos del todo. Los problemas, preocupaciones y presiones parecen esfumarse.

Tu bebé va creciendo así:

 

Desarrollo físico

  • Mueve brazos y piernas vigorosamente.
  • Cuando se le pone boca abajo mantiene sus piernas flexionadas.
  • Sobre el vientre, sostiene su pecho y su cabeza erguida alrededor de 10 segundos.
  • Se sostiene con sis codos mientras está sobre su estómago.
  • Es capaz de sentarse con soporte.
  • El bamboleo de su cabeza es mínimo.

 

Desarrollo Intelectual

  • Empieza a demostrar lapsos de memoria.
  • Empieza a reconocer y a diferenciar miembros de la familia.
  • Explora su propia cara, ojos y boca con su mano.
  • Responde a la mayoría de estímulos con todo su cuerpo.
  • Tiene un llanto particular para el hombre, y sonidos para expresar placer.

 

Motricidad

  • Con sus ojos y la cabeza, sigue un objeto que se mueve con lentitud de un lado hacia el otro.
  • Puede enfocar sus dedos, en lugar de mantener su mano empuñada.
  • Deja de succionar para escuchar.
  • Mira y succiona al mismo tiempo.
  • Rota su cabeza para buscar visualmente de dónde proviene un sonido.
  • Desaparece el reflejo de presión y empieza a mantener sus manos abiertas.
  • Puede sostener un juguete y agitarlo.

 

Sociabilidad

  • Se sonríe con facilidad y espontaneidad.
  • Su llanto disminuye de manera drástica.
  • Aumentan sus vocalizaciones y expresiones faciales.
  • Balbucea como respuesta a sonidos y reacciona llorando si le asustan, o riendo si le sonríen.
  • Si acercamos el rostro, intentará tocarlo y tirar del cabello.

 

Imagen vía: scene.24.eu