Estoy embarazada, mi mundo está a punto de cambiar!!!

Hoy escribo a millones de mujeres jóvenes, adolecentes, maduras, inmaduras, altas y pequeñas; en resumen hoy escribo a toda mujer que tiene miedos, fantasmas, temores, ansiedad, fe, esperanza, luchas ganadas, batallas pendientes… en resumen, a toda mujer que esté embarazada y sepa en su corazón que una persona viene a su vida, es inevitable y que realmente empieza a sentir ANSIEDAD.

Tengo 31 años estoy embarazada de mi segunda hija, tengo que confesarles que con la primera, no sabía qué iba a pasar, qué venía, ni mucho menos tenia la más mínima idea en realidad, (por mas libros que leí, consejos que escuche, programas que vi, etc.) de lo que venía a mi vida.

Nació mi hija, y mi mundo literalmente y con TODO el sentido de la palabra cambió; después de ser independiente, hacer con “mi tiempo” lo que quisiera, creer que el cielo era el límite en mi carrera y en mi vida… todo por un momento se detuvo, mi mundo dejó de girar y veía como un espectador la vida de todos a mi alrededor avanzar menos la mía. Un ser humano extraordinario había venido a mi vida, no había vuelta atrás y todo cambió. Dejé mi carrera a segundo plano, mi “tiempo” ya no era mío, ni incluso mi cuerpo, ahora tenía que compartirme con mi hija por su bienestar… tardé 8 meses en sentirme yo otra vez.

Han pasado ya 4 años y medio y ahora me encuentro con mi vida balanceada, controlada y en orden, estoy estable, me siento sólida… hasta que miro el calendario y veo que los días se acortan y espero la venida de mi segunda hija como reloj de arena que no se detiene, sólo avanza. Y es aquí donde me siento ansiosa.

Que pasará?, cómo haré para seguir trabajando?, mi cuerpo ya no es el mismo, ya han pasado más años, las estrías fueron inevitables, cómo quedará mi cuerpo?, podré bajar de peso?, cómo voy a educar a dos?, apenas y siento haber hecho un buen trabajo con una, y me costó taaaaanto… que voy a hacer?. Tengo que reacomodar mi vida pero ¿cómo?, cómo lograré ser yo de nuevo? ya no tengo paciencia, nunca la he tenido como uno de mis dones más fuertes, pero ahora tengo menos!!! y mis metas? y mi tiempo? y si algo sale mal?  y si eso de que vienen con el pan bajo el brazo no es cierto?. Estas son algunas de tantas preguntas que me acechan por la noche, por la tarde, por la mañana, en la bañera, en el carro, en cualquier momento del día o la noche.

Y encontré una respuesta que calma mi ansiedad, como una pastilla para el dolor de cabeza efectiva, en el momento preciso. Cuando las preguntas me asechan, sólo encuentro una respuesta que retumba en mi cabeza: ES CUESTION DE FE!!!. La certeza, seguridad, confianza, tranquilidad que TODO estará y saldrá bien.

Soy mujer y he descubierto que el lugar de TODAS las mujeres en nuestra sociedad es INDISPENSABLE, y aún más de las que somos mamás, pues está bajo nuestra responsabilidad, (siento decir esto nos guste o no), la vida de un ser humano. Por lo tanto la FE que todo saldrá bien nos da una clase de combustible en el alma y el corazón que nos hace saber, creer, confiar, luchar, pelear, sacrificarse por estar bien yo, y hacer todo lo que esté en mis límites y posibilidades para sacar adelante a mis hijas (en mi caso).

Hagamos nosotras lo posible, y alguien más grande que nos cuida de día y de noche hará lo imposible. Y entonces los argumentos de mis dudas se caen uno a uno y los logro vencer.

El trabajo vendrá si soy profesional, me preparo, busco oportunidades; mi cuerpo si lo cuido él me cuidará a mí, y las estrías las veré como señales que me di en un acto de amor por mis bellas hijas. Para bajar de peso, me cierro la boca, me levanto muuuuy temprano a caminar, comeré bien y tomaré mucha agua. Las educaré con los principios que me enseñaron mis papás y abuelos, y los que yo he ido descubriendo en mi vida; veré el reacomodar mi vida como una oportunidad para cambiar y ser mejor; y la paciencia sólo se logra practicándola…

En fin, a cada miedo y fantasma que me paraliza lo ataco con fe creyendo para mí y para ti también que lo mejor siempre está por venir, hoy tengo vida y la misma medida de tiempo para todo el mundo: 24 horas para hacer de mí, la mejor versión de mujer y mamá que pueda existir.

 

Testimonio por: Carol S.

Imagen vía: thedailygreen.com

 

 

Comments

  1. hermoso!! me identifico al 100% contigo, tu historia es identica a la mía, no es facil ser mamá, pero definitivamente es la mejor oportunidad q nos ha dado Dios!!! Adriana