El mundo de las adicciones es tan amplio conceptual como emocionalmente. Una adicción puede considerarse aquello que modifique el comportamiento y las reacciones del ser humano generalmente a causa de un impulso irreprimible por consumir una droga, alcohol, fármaco, trabajo, videojuegos, TV, internet, pornografía-sexo o emociones en forma contínua o periódica.

El desafío es primero identificar o reconocer que alguno de nuestros seres queridos está siendo víctima de una adicción, luego el reto está en aprender a convivir con el mismo y sus secuelas.

Es importante que al momento de aceptar el problema todos en familia ofrezcan su apoyo a la persona que está atravesando la adicción, todos como familia se ven involucrados en el problema desde el momento que comparten el lugar en que viven, así como se ven afectados por las secuelas y reacciones del adicto, tales como violencia domestica física o verbal, abusos sexuales, confrontación y otra clase de consecuencias que pueden llevar a finales devastadores.

El enfrentar las adicciones de nuestro ser querido dependen de la edad y el tipo de adicción que éste manifieste, no es lo mismo tratar con un adolescente que a un adulto, o incluso si se tratara de nuestra pareja.

Buscar ayuda implica varias alternativas como acercarse a diversos grupos de apoyo directamente para el adicto como para los familiares y amigos del mismo, estos difieren por el punto de vista adicto-enfermo o familiar, también implica buscar una terapia familiar con un orientador o psicólogo así como también buscar ayuda espiritual.

El problema de las adicciones es propio de tabú, temores o prejuicios sociales ya que muchas familias prefieren callar antes de aceptar por no ser etiquetadas o cambiar su apariencia ante los demás.

Te animamos a que si estás padeciendo o sospechas de alguna de estas adicciones en tu familia actúes de inmediato porque todo problema puede encausarse a una solución, pero es mejor antes que cuando sea demasiado tarde.